miércoles

Mientras duermes


Mientras duermes es un película de Jaume Balagueró, el hombre que nos introdujo junto a Paco Plaza en la saga [REC]. Ambos directores debieron conocer el horror al dirigir O.T. La película, horror que han aprendido a transmitir en sus siguientes cintas en conjunto. 


Esta película sin embargo fue dirigida íntegramente por Jaume Balagueró con guión de Alberto Marini y cuenta la historia de Cesar, un portero de un edificio, que aún llevando poco tiempo en su puesto, ya conoce  y controla la vida de algunos de sus vecinos, en especial la de Clara, la inquilina más pizpireta. 



Casi desde el principio vemos que Cesar es un poco hijo de puta, pero no seremos conscientes de su nivel de maldad hasta llegar al final de la película, seguramente porque ni él mismo podía imaginar lo lejos que iba a llegar.



El problema de Cesar, interpretado de forma magistral por Luis Tosar, es que es incapaz de ser feliz y la única manera con la logra encontrar algo de felicidad es evitando que nadie más a su alrededor lo sea. Por eso Cesar intenta volver la existencia de los inquilinos de su edificio un poco más amarga, en especial la de Clara, tal vez porque ella representa la viva imagen de la felicidad.

Para conseguir su objetivo Cesar no duda colarse en el domicilio de Clara e ir haciendo que su vida sea más insoportable. Se sirve de todo tipo de planes tanto a corto como a largo plazo. Las cosas se complicarán para él cuando regrese Marcos, el novio de ésta.

Lo peor o lo mejor del personaje de Cesar es que en algún momento llegas a sentir cierta empatía con él para descubrir al final de la película, que acabas de ser testigo del nacimiento de un psicópata. Esto último junto a la interpretación de Tosar son las grandes bazas de esta cinta que logra atraparte desde el primer momento y no deja indiferente.



Por último y de forma casi anécdotica, comentar que Cesar, de alguna manera, me recordaba a Amelie. Siempre he dicho que este personaje que da título a la película homónima de Jean-Pierre Jeunet tenía algo de psicópata.


Amelie, al igual que Cesar, tampoco duda colarse en casa ajenas para llevar a cabo su justicia y así sentirse mejor. Parece que sus razones para hacer lo que hacen son bastante parecidas ¿será acaso Cesar un homenaje de este personaje sobrevalorado? Ahí lo dejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario