viernes

La abadía de Northanger, Jane Austen

A pesar de que en mi anterior reseña había dicho que mi próximo libro sería Camposanto de Iker Jimenez, tras leer la reseña de Crónicas en ferrocarril Austen, ¿por dónde empezar? no he podido evitar hacer un paréntesis para leer La abadía de Northanger.

Esta novela publicada un año después de la muerte de Austen cuenta la historia de Catherine Morland, una joven que a sus diecisiete años acompaña a sus vecinos y amigos, el matrimonio Allen, a un viaje al balneario de Bath.
Es la primera vez que la joven sale de casa y pronto hará nuevas amistades, como la joven Isabella Thorpe y el hermano de ésta (compañero de universidad de James, el hermano de Catherine) o el apuesto Henry Tilney y la hermana de éste, la joven Eleanor Tilney.

Desde el primer momento Catherine queda prendada de Tilney, hombre con el comparte gustos, como la afición a la lectura de novelas de misterio. Su amistad con la joven Isabella irá en aumento hasta tener un trato tan familiar que la noticia de la futura unión de su amiga con su hermano no hará nada más que confirmar. Pero una invitación a pasar unas semanas en la abadía de Northanger, hogar de la familia Tilney, y la ausencia de noticias por parte de su mejor amiga, harán que la vida de Catherine se llene de misterios y pésimos acontecimientos. En definitiva, Catherine saldrá de su pueblo siendo una niña para volver a su casa como una nueva mujer cargada de nuevos conocimientos que le prepararán para la nueva vida que le espera.



Crónicas en Ferrocarril recomienda La abadía de Northanger como la mejor novela para iniciarse con Jane Austen. En mi caso la primera obra que leí de la autora inglesa fue Orgullo y prejuicio y me gustó lo suficiente para animarme a leer Emma. Ésta última obra no cumplió mis expectativas y eso hizo que La abadía de Northanger, que había comprado a la par, se quedase olvidada en el rincón de lecturas pendientes. Antes de iniciar su lectura el libro pasó por las manos de mi cuñada y mi hermana, describiéndola la primera como "una crónica social de la época" y la segunda como una novela "entretenida sin más". Si tuviera que tomar un comentario como acertado me quedaría con el de mi cuñada, ya que la novela de Austen no ofrece una historia demasiado apasionada pero si una descripción bastante acertada de las costumbres de la burguesía inglesa de finales del s. XVIII, principios del XIX.

Catherine, la protagonista de la novela, resulta a ratos aburrida, a ratos estúpida. Una especie de Don Quijote cuyas fantasías  fruto de una lectura masiva de novela de misterio, pronto llegan a su fin tras un percance socialmente violento. Cuando parece que algo interesante va a pasar en la obra, Austen le pone pronto fin para seguir describiendo los encantadores días trascurridos entre un concurrido balneario y una abadía carente de misterios. Incluso la historia de amor principal de la obra carece casi por completo de pasión e interés con una resolución tan rápida como anodina.

Estando como estoy en el ecuador de la obra de Austen (sin contar con la edición de sus cartas), todavía no tengo claro si me gusta o no. Creo que es una excelente narradora con un don para analizar la psicología de los personajes que muy pocos poseen, pero creo no equivocarme al afirmar que el problema de sus obras nunca fueron las formas sino el contenido. Sus libros están limitados por su propia experiencia, por las restricciones propias de su sexo y de su época. Aunque Austen intente dotar a sus protagonistas femeninas de una mente brillante e inteligente, ésta sólo les servirá para conseguir buenos matrimonios. Tal vez por ello, y sin negar que se trata de una narradora excelente, creo que sus libros jamás llegarán a apasionarme. Historias narradas de manera primordial pero dotadas de una acción que no va más allá de malos entendidos y amoríos con mayor o menor interés.

Austen pretende con este libro dar un giro a las novelas del s. XVIII, convirtiendo a la heroína de éstas en una chica normal en su obra. Una protagonista que consigue el amor de su héroe de la manera menos emocionante posible mientras la experiencia de sus viajes le hace tener claro en quien confiar y que cual es el lugar correcto de las fantasías.

La abadía de Northanger fue adaptado para la televisión inglesa en 2007 en una película protagonizada por Felicity Jones y J.J. Feild.

2 comentarios:

  1. A mi me hizo mucha gracia, y es que la prota es taaaaaaan enormemente zoqueta que me encanta! La historia de amor es la más floja que crea Austen en toda su vida, pero aún así, toda la historia llena de absurdeces tiene su gracia...
    Para mi lo mejor de Austen es que te atrapa sin que te des cuenta, narraba como los ángeles esa mujer...

    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si la tía escribe como nadie, de hecho me duró poco más de un día, pero es que siempre estoy a la espera de que suceda algo que no llega nunca... No se, bueno, todavía me quedan tres obras más para hacerme una idea total, ¡besos!

      Eliminar