viernes

Los amantes pasajeros

Hace unos días que vi Los amantes pasajeros, la última película de Pedro Almodóvar. Siempre que voy al cine intento mantenerme lo más alejada de cualquier spoiler y esta vez lo habría conseguido si no fuera por Twitter, donde más que leer críticas leí algún que otro comentario en defensa de la cinta del director manchego. El porqué de tal defensa pronto lo sabremos.

Me temía lo peor así que acudí a la sala de proyección sin grandes expectativas, aunque con muchas ganas y es que era ver Carlos Areces en el trailer y descojonarme, por lo que pensé que a la fuerza la película me tendría que hacer gracia. 


Y al final gracia gracia no es que me hiciera mucha, salvo cuando la cámara enfocaba al componente de Ojete calor y algún que otro gag más. No salí del cine disgustada como me temía, el problema ha llegado ahora a la hora de hacer una reseña 4 días después de haberla visto. No se si los amantes serán pasajeros, lo que si que lo es, es el recuerdo que la cinta deja en tu memoria. 


Después de tanto tiempo sin hacer una comedia, los fans de Almodóvar teníamos ganas de ver al director más gamberro y lo habríamos conseguido si la hubieran proyectado en 1980. A día de hoy oír chistes de maricas (no se exalten, intento ser políticamente incorrecta) y alguna escena de sexo light bizarro no impacta demasiado.

Pero vayamos con la historia. Hablando sobre la película de vuelta a casa, comentábamos la influencia de Hitchcock en la filmografia de Almodóvar. Visto así, y teniendo en cuenta que la acción de Los amantes pasajeros comienza cuando la tripulación tiene que entretener a los pasajeros de primera clase (a los de tercera los han sido narcotizados) para que no sospechen de que en unas horas tendrán que enfrentarse a un aterrizaje forzoso, cabe pensar que toda esa posible catástrofe aérea solo es un Macguffin que el director toma para que los personajes avancen en la trama. 

Si un Macguffin es una excusa argumental que motiva a los personajes y el desarrollo de la historia, y que en realidad carece de relevancia en si misma, yo me pregunto a que viene la peor actuación de nuestros actores más internacionales al comienzo de la película.

Volviendo a la trama, a partir de ese momento los personajes de primera se enfrentan a una tripulación dispuesta a hacer lo que sea con tal de tenerlos entretenidos, sin escatimar para ello en drogas y bailes setenteros. Pero nada de eso será suficiente y al final uno a uno terminaran abriendo sus corazones y bajándose los pantalones.  

Almodóvar me gusta y no me ha dejado de gustar por esta película. La razón de mi amor hacia este director se debe a la manera con la que consigue meterte en sus historias. En Los amantes pasajeros lo logra una vez más pero solo por momentos, como con la historia del personaje interpretado por Willy Toledo donde salimos por un momento del avión. Pero pronto regresaremos al vuelo donde las historias de unos y otros pasaran sin pena ni gloria o mejor dicho con mayor o menor gloria, como la del banquero con una hija Dominatrix que en un último momento decide volver a ver a su familia aunque esto le cueste la cárcel, un poco simplón todo, o el breve pero intenso homenaje a Barbara Rey de la mano de Cecilia Roth. Lo mejor, Javier Cámara, Carlos Areces y Raúl Arevalo como auxiliares de vuelo con sus respectivos idilios.

La película cuenta con toda la estética Almodovariana y un número musical por la que merece la pena verla. 

Con la crisis de fondo y una tripulación de tercera dormida ante lo que se le viene encima, el director manchego nos presenta una cinta que ha hecho porque le ha salido de la punta de la y que no tiene mayor pretensiones que la de entretener los 90 minutos que dura. Por eso, no se enfaden con él y no finjan que ésta es la peor película que han visto en mucho tiempo porque entonces es que no van mucho al cine.

Como apunte final, el siniestro parecido entre Raúl Arévalo y Maricón, de Maricón y Tontico

Los amantes pasajeros obtiene un 6 en la escala Ataunowich.

2 comentarios:

  1. Pues sí, la peli está para un 6... yo también me ponía en lo peor y creo que por eso me hizo su gracia y no me decepcionó tanto. Tiene algún momentazo, aunque los secundarios (TODOS) son patéticos.

    En fin, ¿Qué tal llevas Miranda?? Me da que te está molando, eh? jijiji!

    Pd. Me encanta el nuevo look del blog! Chulada!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! pues con Miranda voy por la segunda temporada y me encanta esa mujer, con la fiesta del bebé casi me meo, me recuerda tanto a nosotras...

    ResponderEliminar