miércoles

Oblivion

Hace unas semanas fuimos al cine a ver Oblivion todavía con el susto en el cuerpo tras Prometheus. Si, hace mucho de lo de Prometheus pero todavía me duele haberla visto en el cine con el añadido del timo del 3D. Pero ese es otro tema, aunque las comparaciones son inevitables y es que Oblivion, a diferencia de la decepcionante precuela de Alien, es una película redonda.



La cinta está basada en la novela gráfica homónima de Joseph Kosinski, guionista y director de la película. Al parecer también hay un juego con el mismo nombre pero no sé si guardan relación entre sí. Es, de todas formas, un dato curioso porque el principio de la película me recordó un montón a las Skyboxes de Secondlife, ese videojuego, por llamarlo de alguna manera, o cementerio virtual lleno de avatares olvidados por sus respectivos dueños.


Vamos con la historia. Hace más de 60 años la tierra fue atacada por una especie alienígena. La humanidad ganó la guerra pero la tierra quedó tan devastada que los seres humanos tuvieron que ser evacuados a otro planeta. Jack Harper (Tom Cruise) y Victoria (Andrea Riseborough), son los encargados de la extracción de agua del planeta con el fin de producir energía. Victoria dirige el trabajo mientras que Jack es el técnico encargado de reparar los Drones, máquinas que combaten al resto de alienígenas rebeldes. Jack y Victoria además de ser compañeros de misión también son pareja. Cuando quedan apenas unos días para terminar su misión, Jack rescata a una mujer llamada Julia Rosakova (Olga Kurylenko) de una nave espacial que se acaba de estrellar contra la tierra. La entrada de la joven en su vida hará cuestionar a Jack sus creencias haciéndolo responsable de el futuro de la humanidad.



Protagonizada por Tom Cruise, ese hombre que tiene un retrato en alguna parte envejeciendo, Olga Kurylenko, Andrea Riseborough, Morgan Freeman y con la aparición estelar de Zoë Bell (especialista en películas como Kill Bill y una de las protagonistas de Death Proof) y Nikolaj Coster-Waldau (Jaime Lanister y actor condenado a aceptar sólo papeles de tipo desaliñado hasta que acabe de rodar Juego de Tronos, la saga literaria todavía sin final), Oblivion como decía, es una película redonda.


Una cinta con PRINCIPIO Y FIN. Lo pongo en mayúsculas y en negrita porque cada día odio más las películas con final abierto. Un final así muchas veces sólo se explica porque se pretenda dejar la puerta abierta a nuevas entregas (segundas partes nunca fueron buenas) o porque el director de la película tenga tal chocho mental llegado ese momento que diga, "mira yo lo dejo así y que cada uno entienda lo que quiera". Oblivion, sin embargo, va añadiendo cuestiones y por una vez y sin que sirva de precedente respondiéndolas, incluso llegado el final, momento en el cual temí que la película terminase con Tom Cruise entrando en la nave nodriza, dejándolo todo a la imaginación del espectador, Kosinski continua la narración dejándonos con buen sabor de boca. Me hago mayor, lo reconozco y será porque al igual que los dientes la mente se gasta, prefiero las cosas mascaditas. Finales demasiado rebuscados muchas veces no esconden talento sino mediocridad.



La película por otra parte repasa one more time, el viaje del héroe. En 1949 Joseph Campbell, escritor estadounidense publica El héroe de las mil caras. La obra trata el tema del patrón narrativo que se repite a lo largo de las historias y leyendas populares: Un héroe comenzará un viaje que se desarrollara a lo lardo de 12 estadios; Mundo ordinario, La llamada de la aventura, Reticencia del héroe o rechazo de la llamada, Encuentro con el mentor o ayuda sobrenatural, Cruce del primer umbral, Pruebas, aliados y enemigos, acercamiento, Prueba difícil o traumática, Recompensa, El camino de vuelta, Resurrección del héroe y por último Regreso con el elixir.
Oblivion es un viaje del héroe casi de manual pero también lo es la Guerra de las galaxias, por poner un ejemplo.


En fin, que Oblivion me gustó y me gustó bastante. Una de esas películas de las que al salir de la sala te tiras un buen rato hablando de ellas y con buen sabor de boca, no como otras cuyo único recuerdo se reduce a un grano de palomita dando por culo en una muela.

5 comentarios:

  1. Jajaja, muy bueno lo del retrato de Tom Cruise! yo creo que rejuvenece por eso de comer la placenta que dicen que hace....
    Y me apunto la peli, aunque creo que más bien me la descargaré para verla en casa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará, te lo digo yo y si, Cruise no puede parar de comer placentas, habrá que quedarse con la próxima de la siguiente que tenga un hijo y hacer una tortilla.

      Eliminar
  2. Es que al final te leo y tengo la duda de si me gustará más tu reseña, o la película... : ). Me encantó también el Dorian- Cruise y tu reflexión acerca de los finales que no lo son. Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Do you have any video of that? I'd like to find out more details.

    My website - bet angel

    ResponderEliminar
  4. Que genial blog <3
    Tu reseña me ha encantado, no puedo hacer mas que seguirte y estar al tanto de lo que subas!
    Un beso

    ResponderEliminar