martes

REDESCUBRIENDO EL PRADO 14.03.2015

Visité por primera vez el museo de El Prado cuando tenía 17 años en mi viaje de estudios y desde entonces he vuelto unas cuantas veces; en siguientes visitas, cuando vivía en Madrid... de hecho podría decir sin miedo a equivocarme que es el museo en el que más veces he estado. La razón por la que nunca me he cansado de visitar El Prado es porque cada vez que he ido he descubierto nuevas obras que, o bien en su día no me llamaron la atención o bien no llegue ni a ver.
Obras que en anteriores visitas pasaron desapercibidas hoy son merecedoras de esta reseña, cuadros que quizá no sean los más conocidos de la colección pero nadie podrá ser negar que si son bastante curiosos.


"Lo que fue, es lo que será, y lo que ha sido hecho, es lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol". Está frase pertenece a el Libro del Eclesiastés (Antiguo Testamento) y viene que ni pintada para describir este retrato de Juan Francisco de Pimentel, conde de Benavente atribuido a Velázquez. Parece que en estos tiempos ser hipster es de lo más moderno pero resulta que la estética de largas barbas y tupés ya se estilaba allá por el año 1648. Si Juan Francisco volviera a nacer cambiaría su armadura por una camisa abrochada hasta el cuello y unos pantalones ajustados e iría a comprar al Nómada Market de Madrid.
Debe ser sorprendente ir a visitar una gran pinacoteca como es El Prado y encontrarte con un retrato de un posible antepasado tuyo o quien sabe, una antigua reencarnación. Puede que eso le pasase a Leonardo Antonio Ramírez Rodríguez más conocido como Leonardo Dantés al ver este retrato de un militar pintado por Giovanni Battista Moroni. ¿Inspiraría al autor pacense el pañuelo que el miliar sujeta a la hora de crear su gran tema "El baile de pañuelo"?
Los años, las hormonas... hacen que muchas mujeres se tengan que enfrentar día a día a esos pelillos que asoman por los lugares más insospechados. Actualmente contamos con varías herramientas para luchar contra esos incómodos visitantes; cera, láser, pinzas... pero hubo una época en la que si el asunto del vello se salía de madre sólo te quedaba una alternativa; dedicarte a ser un fenómeno. La propulsora de las hoy conocidas como Mujeres Barbudas pudo haber sido Magdalena Ventura que con 37 años empezó a sufrir de lo que hoy conocemos como hirsutismo. Magdalena abandonó Accumoli, localidad italiana de la que era originaria para trasladarse junto a su familia a Nápoles donde en 1631 el Duque de Alcalá la invitó personalmente a su palacio para que fuera retratada, junto a su marido y el menor de sus tres hijos, por José de Ribera.
OBRAS INQUIETANTES
Los siguiente cuadros no son nuevos para mi y en todas las visitas me han llamado la atención porque junto a las conocidas obras de El Bosco o Pieter Brueghel "El Viejo" me resultaron de lo más inquietante.
Esta cuadro en concreto se titula "Degollacion de San Juan Bautista" y pertenece al pintor Strobel Bartholomäus “el Joven”. En la obra se plasma el conocido episodio bíblico pero con personajes propios de la corte de lo más siniestro, donde algunos observan al espectador generando una sensación de lo más perturbadora. 
Hans Baldung Grien pinta entre 1541 y 1544 "Las Edades y la Muerte", expuesto en el Museo de El Prado junto a cuadro compañero "Las tres gracias". "Las edades y la Muerte" representan la fragilidad de la existencia humana desde un punto moralizante. Un cuadro que no deja indiferente a nadie y que genera en el espectador cierta sensación de desasosiego.
UN NUEVO FAVORITO
Y ya para terminar este repaso hablar de un cuadro que no conocía y que me ha encantado. 
Una foto no puede hacerle justicia a esta obra de Claudio de Lorena titulada "Paisaje con el embarco en Ostia de santa Paula Romana ". No es cosa de analizar esta obra sino de contaros las sensaciones que transmite consiguiendo ir más allá del sentido de la visión, haciendo al espectador sentir la brisa marina y ese olor tan característico del mar, una auténtica maravilla para todos los sentidos.

En resumidas cuentas, El Prado es un lugar para volver un millón de veces y no dejar de descubrir nuevas joyas. Una visita obligada en Madrid.

1 comentario:

  1. Gran crítica de arte, esperamos más entradas para ir descubriendo El Prado desde otro punto de vista. Gracias

    ResponderEliminar